Las mujeres ¿pueden ser perversas? – entrevista a Estela Welldon

¿Existe, en el sentido psicoanalitico del término, la perversión femenina? Según el psicoanalisis clásico la perversión solo puede ser masculina, pero la psiquiatra argentina Estela Welldon afirma otra cosa.

(Extraído de  http://entremujeres.clarin.com)

Estela Welldon se atrevió a derribar viejos mitos que postulaban que la perversión era un problema exclusivamente masculino y se animó a plantear que las mujeres también pueden ser perversas.

Welldon estudió psiquiatría en Mendoza y poco después de recibirse se fue a vivir a Londres, donde por más de 30 años ejerció en una clínica psiquiátrica que trataba casos de delincuentes, criminales y perversos. Un día sus colegas la desafiaron a que probara lo que ella creía: que también existían las perversiones femeninas.

El resultado de este estudio fue el libro “Madre, virgen, puta, las perversiones femeninas”. El libro, en realidad tiene 20 años y es material de lectura obligatoria en muchas universidades, especialmente de Estados Unidos, y está traducido al alemán, italiano, griego, turco. Welldon habló de estos temas que aún hoy siguen siendo tabú.

¿Por qué decidió investigar sobre las perversiones femeninas?

Por un lado, escuchaba casos de pacientes que habían estado sometidos a situaciones traumáticas por parte de madre. Y por otro, cuando una mujer en una terapia de grupo intentaba hablar, por ejemplo, de los sentimientos negativos que tenía con respecto a sus hijos, los demás le respondían: “¿Cómo podés decir semejante cosa?”. Entonces me di cuenta que a las mujeres les costaba mucho hablar y que nadie quería escuchar de niños no queridos. Y empecé a escucharlas, no como madres monstruos, sino para tratar de entenderlas.

¿En qué se diferencia la perversión masculina de la femenina?

Las perversiones siempre están ligadas a los órganos reproductivos. Al pene siempre se lo ve nada más que como sexo mientras que a la mujer embarazada se la relaciona con la maternidad y no se hace la conexión de que si está embarazada es porque tuvo sexo. Desde ambos hay un ataque simbólico hacia el cuerpo de la madre. En el caso del hombre es hacia un objeto externo, en cambio, en el de la mujer es hacia sí misma. Puede empezar en la adolescencia por autolesiones, como cortarse o quemarse.

También lo asocia con la anorexia.

Sí, en la anorexia el grado de severidad se puede medir cuando aparece o desaparece la menstruación.

¿Por qué tardó tanto tiempo en aparecer un concepto así?

Porque hay una glorificación de la maternidad. Incluso hay colegas que me dicen: “Mi paciente está mucho mejor porque está embarazada”. Y en realidad puede tratarse de un sueño de venganza frente a un hombre que la ha dejado o que la humilla.

¿No se concibe que la maternidad pueda ser un problema?

Exacto. No se osa hablar de eso ni ellas se animan. A la mujer siempre se le pregunta por qué no quiere tener hijos, siempre se asume que todas quieren. Y no es así.

¿El reloj biológico es la pesadilla de las mujeres?

Tenemos el tiempo limitado y mucha más conciencia que los hombres de lo que se puede hacer. Cuando una mujer ha hecho algo horrible lo primero que dice es: “si solamente pudiera parar este reloj”. Y es posible que eso también suceda con las cirugías estéticas.

¿Tiene que ver con la autoestima?

Acá está muy aceptado, parecen clones. Es una automutilación porque no se dejan ver como son. Si alguien le dice que se ve bien, cómo le va a ayudar con la autoestima si ella sabe que es artificial.

Usted se animó a decir que las mujeres pueden ser malas.

¿Y por qué no podemos ser malas, por qué no nos dan permiso? Las mujeres pueden llorar pero nunca enojarse, los hombres pueden enojarse pero no llorar. A nadie le gusta una mujer enojada. Si empieza a los gritos, el marido sale corriendo porque le trae los ecos de lo que pasó cuando era chico, que la madre tenía el poder. Y el poder de las madres es enorme.


Prólogo del libro “Madre, Virgen, Puta.

Anuncios

2 comentarios en “Las mujeres ¿pueden ser perversas? – entrevista a Estela Welldon

  1. Vengo estudiando sobre la perversión femenina desde que soy madre y estoy absolutamente de acuerdo. La castración sexual de la mujer pienso es el inicio de su perversión. Su frustración y el sentirse incompleta le da derechos para ser víctima y perpetuar la castración en sus hijos. Hace algunos años escribí sobe esto se lo comparto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s