“Acabo de matar a papá”

El lunes 4 de enero del 2015 un albañil fue asesinado de dos tiros en la cabeza y una supuesta amante suya, María Luján Aragón, resultó herida tras una discusión en un santuario del Gauchito Gil en la ciudad de Bolívar. Al regresar a su casa, Analía Cabello, la mujer detenida, les dijo a sus hijos “Acabo de matar a papá”.

Los investigadores aseguran que la relación entre la víctima, Alfredo Rodolfo Schuwab, y su esposa Analía Cabello, ya venía enmarañada. Pero todo fue empeorando durante los últimos días.

El asesinato ocurrió el lunes 4 de enero, poco después de las 23, en un santuario ubicado en el kilómetro 401 de la ruta nacional 226. La víctima, Alfredo Schuwab de 40 años, y su esposa, Analía Cabello de 37, salieron de su casa a bordo de un Volkswagen Voyage. A partir de la reconstrucción del hecho realizada por los policías se determinó que, al llegar a ese lugar se habría originado una discusión debido a que la ex cuñada de Cabello sería la actual amante de su esposo. En ese momento, Cabello habría sacado un arma de fuego con la que efectuó dos disparos que impactaron en la cabeza del albañil.

María Luján Aragón, la amante, recibió un balazo debajo del ojo derecho y cayó al piso gravemente herida, mientras que la presunta agresora escapó a bordo del auto a su casa, situada en el barrio Los Zorzales. Allí, la mujer contó a sus familiares lo que había sucedido y se entregó en la comisaría local.

La doctora Julia María Sebastián, fiscal de la causa, sin embargo informa que la Policía se notificó por la llamada de la hija (menor de edad) de Aragón, a quien la madre le envió mensajes diciéndole que le habían pegado un tiro y que se encontraba en el llamado ‘Santuario del Gauchito Gil’. “Las heridas que recibió la mujer en el rostro le impedían hablar, es por ello que le indicó por mensajes a su hija, dónde se encontraba y qué había pasado. A pesar de su corta edad, la niña logró explicarle a la Policía, y se pudo llegar hasta el lugar del hecho”, destacó Sebastián.

Al llegar a la escena del ataque, el personal policial constató que Schuwab estaba muerto y que la amante estaba gravemente herida, que fue trasladada de urgencia al hospital municipal donde esta internada con pronóstico reservado.

La agresora expresó ante los policías que su esposo y la amante la habrían llevado cautiva en el baúl del rodado, lo que resulta inverosimil para los investigadores. Una de las posibilidades es que Cabello se haya escondido en el baúl del coche de su marido, al enterarse que la estaba engañando, con el objetivo de sorprenderlo con su amante.

A la fiscal del caso, Julia María Sebastián, y a la Policía no les cierra que la acusada se haya escondido en el baúl y creen que la pareja pasó a buscar a Aragón por algún punto del pueblo. Testigos indicaron que la acusada y su esposo habían salido juntos de la casa en la que vivían: él iba manejando y ella, en el asiento del acompañante.
En ese marco, otra hipótesis sostiene que Schuwab le enrostró a su esposa la infidelidad y le habría propuesto, a modo de desafío, que fuera con él para comprobarlo en persona. “La mujer habría aceptado, pero con una evidente intención de matarlos”, agregó un investigador. “Estamos esperando que mejore el estado de salud de la otra mujer para que declare y podamos dilucidar que pasó realmente”, explicó un jefe policial encargado de la investigación del homicidio.

Cabello se negó a ser indagada por la fiscal y quedó alojada en una comisaría de Tapalque.

“Lógicamente que estamos generando la hipótesis, que ella fue con su consentimiento hasta el lugar a presenciar el hecho, y que Schwab no corrió porque sabía que ella estaba ahí. De acuerdo a cómo se encontró el cuerpo y la escena, no existió ningún tipo de forcejeo porque no pensó que ella actuar de esa forma, no tuvo ni tiempo de defenderse o escapar” dijo la fiscal.

María Luján Aragón, de 32 años, quien mantenía un amorío con Schuwab, había llegado desde La Pampa a pasar el fin de año con la idea de instalarse en Bolívar. Atrás había dejado a su pareja, un hermano de Cabello. El vínculo entre Schuwab y Aragón era conocido por Cabello. “Hay mensajes de texto y el testimonio de uno de los hijos del matrimonio, que sostuvo que su madre sabía de esta relación”.

Schuwab y Cabello convivían junto a sus tres hijos en una casa situada en calle Güemes al 1400, en el barrio Los Zorzales, a unos cinco kilómetros del lugar del ataque. “Son situaciones complicadas para los hijos que pierden a ambos padres, la víctima y el victimario, en este caso el padre está muerto y la madre privada de la libertad”. El equipo interdisciplinario de la Comisaria de la Mujer habían abordado la atención de los menores y estaban tratando de hacer un seguimiento y ver la contención que pueden recibir.

“En algunas declaraciones existiría alguna situación de violencia de género de la cual la imputada Cabello habría sido víctima, pero todavía es extraoficial” anunció la fiscal Sebastián, mencionando que se va a profundizar la investigación. De llegar a ser cierto, “ella puede presentar testigos, y si puede comprobar lo dicho, podría lograr una reducción de la pena, pero no desaparecería porque hubo un homicidio. De otra forma, si lo fundamente conseguirá un atenuante, ya que pudo ser inducida a este desencadenamiento basado en esta historia. Estamos en los primeros momentos de la investigación, se han tomado declaraciones indagatorias y se han ordenado un montón de pericias”. “Si ella contó alguna situación a alguna amiga, si alguien presenció alguna situación, podrá atestiguar para que nos permita construir la situación previa, para ver cuáles fueron los motivos que la llevaron a esta decisión final”, sentenció.

El matrimonio tenía dos armas. La pistola calibre 22 usada en el crimen solía ir cargada debajo de los asientos del auto. Un informe pericial indica que la mujer “trató de probarla antes, para asegurarse el resultado de su cometido”. Luego del ataque, Cabello volvió en coche a su casa y se quebró ante sus hijos. Según el testimonio de la progenitora de Schwab, “manifestó que su hijo normalmente viajaba, por lo que tenía un arma de fuego debajo del asiento, la cual siempre estaba cargada, y que esto era conocido; precisamente es la que ha utilizado Cabello, de acuerdo de lo que pudimos cotejar en el lugar donde se encontró el cuerpo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s