“…cada gota de sangre de tus hijos”

Nadia Fucilieri impedía el contacto de sus hijos con su padre, pero el régimen de visita estaba por salir y se acababan las escusas. En una entrevista en el Observatorio de la Mujer afirma no tener “problemas con que los niños vieran al padre“, la madrugada siguiente asesinará a sus dos niños con un bisturí.

En la ciudad de Tucumán, Argentina, el miércoles 4 de octubre del 2017, como todos los días, una mujer llama a una casa de la calle Santa Fe al 1800 para buscar a los niños y llevarlos a la guardería. Nadie responde. Entonces espía por la ventana y ve un charco de sangre. Desesperada grita, pide ayuda y empieza a patear la puerta. Dentro la escena es desgarradora.
Nadia Fucilieri(29), la madre, ensangrentada y en estado de shock, a su lado los dos pequeños yacen sin vida en un charco de sangre en una cama, asesinados con un bisturí. La Policía arribó poco después y detuvo a la madre.

Los hechos
En la vivienda se encontró la carta que Nadia Fucilieri le escribió al padre de los chicos, Martínez, de quien estaba separada desde enero. Hijo de puta ahora vas a sentir culpa… Vas a pagar por cada gota de sangre de tus hijos”. No había restos de sangre en el papel, por lo que se cree que redactó esa nota antes de atacar a los pequeños.

Después se habría dirigido a la habitación de los niños. Allí, con un bisturí, le habría aplicado dos certeros cortes en el cuello a Marcelino(2), que estaba durmiendo. Al parecer, Pía del Rosario(4) se despertó antes de ser atacada por la madre, ya que la pequeña presentaba diferentes heridas defensivas en su cuerpo y en el cuello. Luego la madre habría intentado quitarse la vida cortándose los brazos y lesionándose la garganta, pero no lo logró.

La madre habría permanecido entre cinco y seis horas en el mismo ambiente con los pequeños cuerpos sin vida, hasta el momento que vinieron a buscarlos  para llevarlos a la guardería.

En la detención, la madre fue llevada y asistida de las lesiones superficiales que se había autoinflijido, y le suministraron unos tranquilizantes antes de darle el alta. El médico de la policía recomendó que fuera vista por un psiquiatra para que determinara su estado antes de que se tomara cualquier decisión.

Los meses previos
La pareja se había separado en enero del 2017. Nadia Fucilieri consiguió que un juez dictará una prohibición de acercamiento en contra de su ex-pareja al que acusó de violencia domestica (el hecho denunciado fue haberle arrojado un vaso de gaseosa). Aunque no tenía prohibición de acercamiento a sus hijos, en los hechos, desde ese momento el padre perdió contacto con sus hijos. El juzgado fijó provisoriamente una cuota alimentaria, y el padre promovió una acción de alimentos y un régimen comunicacional con los niños.

A mediados de septiembre, semanas antes del filicidio, después de muchas idas y vueltas, la pareja afrontó una audiencia conciliatoria. Ella había iniciado un juicio por alimentos y él por un régimen de visitas para volver a ver a los chicos después de más de nueve meses. Allí no se arribó a un acuerdo porque la madre, por recomendación de una profesional del Colegio de Abogados que brinda asistencia gratuita, recomendó no aceptar.
Parientes llevaban a Nadia Fucilieri dinero para el alquiler y unos $7.000 para que afrontara los gastos de alimentación. “Ella no impedía que los chicos vieran a su abuela (paterna), el drama era con él”, afirma la abogada del padre.

El próximo encuentro conciliatorio estaba previsto para el 3 de noviembre. Aldo Martínez estaba cerca de volver a ver a sus dos pequeños hijos luego de nueve meses sin contacto. Se sospecha que ese podría haber sido el móvil que desató el doble crimen.

El juez Orlando Stoyanoff, quien tenía a su cargo la causa por violencia de género y el régimen de alimentos en esa familia, desmintió que la mujer haya superado una pericia psicológica porque “nunca se solicitó tal cosa“. Aclaró que jamás se ordenó, ni intervino ningún psicólogo o psiquiatra dependiente de Tribunales en esta causa, versión que circuló por la prensa.

Sin embargo, el juez afirma que ella sí estaba siendo asistida por el Observatorio de la Mujer de Tucumán, una organización gubernamental de contención a la víctima de violencia. El objetivo de este espacio es abordar “la problemática de violencia contra las mujeres, derivando en la diversidad de tareas y complejidad de los abordajes interdisciplinarios que la problemática demande“.

El día anterior a la masacre Nadia Fucilieri había acudido a una entrevista en el Observatorio de la Mujer para acordar un régimen de visitas. Según la abogada del padre de los chicos “Allí le dijo a la psicóloga que no tenía problemas con que los niños vieran al padre. Pero después salió y, cuando se iba a su casa, pasó por una farmacia y compró el bisturí”. A la madrugada siguiente, lo utilizaría para matar a sus hijos.

La asesina
Nadia Fucilieri continúa presa imputada por el delito de homicidio agravado por el vínculo y por alevosía. La abogada representante del padre indicó que “hay tres informes de médicos psiquiatras, donde dicen que ella está ubicada en tiempo y espacio, y que sabía lo que hacía antes, durante el acto y después. O sea que la hipótesis de que no era consciente de lo que hacía está totalmente descartada”.

“Si una madre asesina a sus hijos para vengarse de su pareja, en ese momento siente que los chicos son de él, no de ella. Psicológicamente, en ese instante, lo que le importa es que él sufra. La pérdida de los propios hijos se subordina al daño que quiere causarle a su pareja” afirma a los medios Osvaldo Aiziczon, lic. en psicología. Agrega queNo necesariamente lo psicótico es observable. Es muy complejo saber cuándo una persona va a tener un brote. Con respecto al crimen cometido, dice que …es imposible actuar así sin una patología; tiene que haber un infierno por debajo.”

El día del crimen, el padre de los chicos mientras no cesaba de llorar gritaba: “y ahora qué me dirán en la Justicia. Todo lo que intenté hacer no sirvió de nada porque nadie me escuchó”. “Desde que estoy en la División Homicidios he visto muchas cosas, pero jamás me imaginé descubrir una escena de un crimen como esta”, dijo el comisario Daniel Cuellar cuando contó el impacto que le causó esta tragedia.

El Observatorio de la Mujer de Tucumán, increíblemente, no ha hecho ninguna declaración o comunicado de los hechos, de su asesoramiento, de si este hecho va a modificar sus protocolos de acción o de si podría haber hecho otra cosa. Se intuye que el observatorio intento un acuerdo voluntario para que los niños recuperen el vínculo con el padre. La pregunta es si esa reunión disparo un brote psicótico en la Madre que llevo al filicidio. Y si es así, y es muy probable que lo sea, ¿qué cambios hay que hacer en este tipo de entrevistas de “contención y fortalecimiento“?

fuentes
https://www.lagaceta.com.ar/filicidio-santa-fe-al-1800

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s